miércoles, 21 de marzo de 2007

Fuerte de la Picuriña, pasado y presente


Se muestran en las imágenes el aspecto exterior e interior actual de los restos del fuerte de la Picuriña de Badajoz que tuvo un importante pasado, ya que fue comenzado en el años 1705. Es lamentable ver el estado de abandono interior en que se encuentra. Cerca de el hay dos guarderías infantiles, un colegio y un instituto, .... De su brillante pasado histórico y según el Diccionario Geográfico de Pascual Madoz e Ibáñez(1847), era uno de los cinco fuertes exteriores con que contaba la ciudad de Badajoz:
" el primero es el de San Cristóbal, situado a la orilla derecha del Guadiana, en su confluencia con el Gébora, sobre un cerro elevado; tiene gobernador subalterno dependiente del de la plaza. El segundo es el de Pardaleras, situado sobre otro cerro en la parte meridional; también tiene gobernador. El tercero se eleva a la derecha de éste frente a los baluartes de la Trinidad y Santa María, y se llama de la Picuriña, que se principió en el año 1705, en el mismo local en que los portugueses, holandeses e ingleses pusieron la batería de brecha en aquel asedio, y concluido en 1810. El cuarto es el rebellín de San Roque, situado al este; y es obra construida con bastante lujo. Y el quinto es la luneta hecha por los franceses a las órdenes del mariscal Soult, en el año 1811, en el mismo local en que los ingleses a las de Lord Wellington fijaron la batería de brecha, para batir el fuerte de San Cristóbal."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nací en la ciuadad de Badajoz en abril del año 1970.

Toda mi infancia y adolescencia transcurrieron en mi querido e inolvidado barrio de la Picuriña.

El fuerte, la murralla como la conocíamos vulgarmente los vecinos, eran el diario centro de nuestros juegos infantiles. ¿Quién de nosotros, niños extremeños de los años setenta y ochentas, no extrajo de los muros del fortín balas de plomo pertenecientes a unos enfrentamientos bélicos que sólo se hallaban ya en los regsitros históricos?

¿Qué sabe un niño de guerras de siglos pasados?

Yo extraía balas cono quien sacaba canicas...

Anexa a la muralla se encontraba El Cerro. Ese cerro que albergó también en los años setenta chabolas que sumbieron a un incendio que yo no recuerdo; pero que mis mayores me recordaron durante mi ñiñez.

Ese Cerro fue demolido en los años ochenta. Un día se presentaron las máquinas excavadoras y comenzaron la retirada del Cerro. Y cuál no fue la sorpresa que bajo ese Cerro aparecieron ¡tumbas con esqueletos! Unos restos humanos que parece ser eran vestigios visigodos. Sí, bajo el fortín -El Cerro- de la Picuriña se asentaba sobre los restos de otra antiquísima cultura hispánica y extremeña.

Recuerdo cómo en una de las tumbas mi hermano sacó un anillo de los restos humanos. La policía le quitaron la joya... el museo arqueológico se hizo dueño...

Pero no sólo se halló tumbas visigodas tras la acción de la excavadoras: auténticas balas de cañón asomaban por doquier cada tres o cuatro metros. Unas enormes bolas de hierro que sin ninguna duda pertenecían a de la Independencia. La mayría de esas "bolas" fueron vendidas por los vecinos a la chatarrería. El futuro de esas bolas lo desconozco.

Cuánto lamento haber sido una niña durante ese evento. Hoy soy una mujer de 37 años amante de la arqueología, la historia de los pueblos y la búsqueda de la verdad humana. Hoy por hoy no hubiera dejado que un puñado de vecinos vendieran la historia a la chatarrería...

Te quiero Picuriña. Nunca te olvidaré. Qizá algún día seas el título de mi primer libro...

Angel dijo...

Acabo de leer su personalisimo y cálido comentario. Le agradezco sobremanera el esfuerzo de su aportación. Como hoy puede comprobar la degradación continua a pesar de la existencia de un instituto y otros centros escolares en su entorno.